Marzo - El secreto está en la moda lenta

Marzo - El secreto está en la moda lenta

Hay experiencias que son un lujo no porque cuesten dinero, sino porque son únicas. Es algo que escucho cada vez que estoy haciendo a mis clientas un vestido a medida. A todas las que no lo hayáis probado nunca, os guste la moda e ir impecablemente vestidas os recomiendo que os animéis a probarlo. Porque siempre tenéis una ocasión en la que lucir perfectas: una boda, una fiesta, una cena especial.

Es lo que en el argot se ha dado en llamar slow fashion o moda lenta: el nuevo lujo de lo artesano, hecho con tiempo, amor y dedicación. El proceso para hacerte un vestido a medida es sencillo: eliges uno de la colección y lo adaptamos a tus necesidades. Desde el estudio te podemos aconsejar cuál te queda mejor. Aparte de conmigo, estás con un equipo de profesionales que te recomendarán qué color, qué volumen y qué estilismo y beauty es el más idóneo para ti.

Primero vemos una toile, que es tu vestido en un tejido barato para adaptarlo a tu cuerpo, de manera que resaltemos tus partes más bonitas y ocultemos lo que menos te gusta. Luego lo pasamos al tejido real sin terminar de coser. Y a partir de ahí estamos contigo las veces que haga falta para conseguir el look de tus sueños. Me lo dicen a menudo: al final no solo es solo el vestido que te llevas, sino todas las claves que averiguamos juntos por el camino para que estés favorecida en cualquier momento.

Yo soy el primero que aprendo muchísimo con esta experiencia. Aparte de escuchar vuestras necesidades de primera mano, me sirve también para recuperar el lado más glamuroso de la costura, el que practicaban los grandes maestros en los años 40 y 50. Algo que se ha perdido completamente en favor de una moda más rápida y práctica y que el gran público desconoce. Os sorprendería, incluso, descubrir que el precio de un vestido a medida no va mucho más allá que el de cualquier buen vestido que te puedas comprar por tallas en grandes superficies. Con la diferencia de que la vivencia y el resultado final están a infinitos kilómetros en resultado y satisfacción. Porque tú siempre tienes la última palabra.