Consejos de seguridad con los niños en la cocina

La cocina es uno de los espacios domésticos donde más accidentes se producen. Cuando se trata de niños, además, los peligros son omnipresentes y en la cocina, a veces, incluso insospechados. Como padres, conviene extremar las precauciones. A continuación, enumeramos una serie de hábitos que pueden adoptarse en este espacio para mantener a los niños a salvo.

Aleja de los más pequeños los objetos afilados y cortantes

¿Quieres que tus hijos participen en las tareas culinarias? ¡Es una iniciativa excelente! Sin embargo, procura que utilicen únicamente cuchillos de plástico. Al principio, déjales que practiquen con alimentos blandos, como el plátano. Progresivamente, ve dejándoles manipular alimentos más duros, y que sea siempre bajo tu supervisión.

Cuchillos, peladores, tijeras, abrelatas, cuchillas de batidora, bordes puntiagudos de los portarrollos, vasos... En la cocina abundan los objetos afilados y cortantes, lo que aumenta considerablemente el riesgo de cortes y heridas. Todos esos objetos deben mantenerse fuera de la vista y del alcance de los niños. Guárdalos preferiblemente en un cajón o en un armario en altura, que esté equipado, si es posible, con un sistema de bloqueo. ¡Nunca se es lo suficientemente precavido!

Mantén sistemáticamente cerrada la puerta del lavavajillas y coloca los cuchillos siempre con la punta hacia abajo. Asimismo, mantén siempre despejados la mesa, la encimera y el fregadero: en cuanto hayas lavado los utensilios peligrosos, sécalos y guárdalos.

 

Los niños y la cocina: prudencia con los aparatos de cocina

Tanto los hornos como los fogones de gas y placas de cocina representan una fuente potencial de quemaduras. Si es posible, utiliza los fuegos situados al fondo de la placa de cocina y, si utilizas los fuegos delanteros, deja los mangos de los utensilios hacia el interior para que el niño no pueda atraparlos. Para aumentar la seguridad, piensa en instalar una barrera de protección o un sistema de protección en forma de rejillas.

Leer más
Seguridad con los niños en la cocina

Atención a las demás causas de quemaduras

En una cocina, los aparatos de cocina no son los únicos responsables de las quemaduras. Asegúrate de que tu hijo no puede tirar del mantel y echarse encima líquidos o alimentos calientes, como el café o la pasta, por ejemplo.

Guarda también las cerillas y mecheros en un lugar seguro, igual que los productos de limpieza, extremadamente nocivos en caso de ingesta. Muchos de ellos, como la lejía, el detergente, los productos para el lavavajillas, los quitamanchas o los limpiadores del hogar también pueden causar quemaduras en la piel.

Adicionalmente, es importante conocer las funciones de nuestros electrodomésticos AEG en materia de seguridad. Por ejemplo, para evitar quemaduras en la cocina, es muy importante el hecho de que todos los hornos y placas cuenten con un sistema de bloqueo de seguridad para niños con el fin de que no puedan encender el aparato accidentalmente. Además, en momentos específicos como la función de pirólisis, la puerta del horno se bloqueará automáticamente para evitar quemaduras.

Evita el peligro de asfixia de los niños en la cocina

Un niño puede ahogarse con una bolsa de plástico si se la pone en la cabeza, no importa si se trata de bolsas de alimentación, de congelación o de la compra. Una vez más, haz todo lo posible para que tu hijo no pueda alcanzarlas. Otro peligro potencial son los imanes decorativos del frigorífico ya que, como todos los objetos pequeños, deben situarse en la parte más alta del frigorífico para quedar fuera del alcance de los más pequeños.

 

Medidas básicas de seguridad en la cocina para proteger a los niños

Como hemos visto, la prevención en la cocina siempre será el mejor remedio ante cualquier peligro potencial. Como norma general, nunca dejes solo a tu hijo en este espacio sin vigilancia. Los accidentes ocurren muy rápido, aunque hayamos tomado todas las precauciones del mundo, por lo que, en definitiva, debes recordar 3 puntos clave sobre la seguridad de los niños en la cocina:

  1. Cualquier objeto, utensilio o accesorio potencialmente peligroso debe guardarse fuera de su alcance. Ocurre lo mismo en el caso de recipientes calientes.
  2. Los aparatos de cocina pueden equiparse con sistemas de protección (barrera para las placas, rejilla para la puerta del horno).
  3. Las quemaduras cutáneas también pueden ser de origen químico (cuidado con los productos del hogar).
Leer más