Todo sobre la cocina sous-vide o cocción al vacío

Los procesos de cocción de los alimentos no son más que una concatenación de reacciones químicas que transforman el aroma, el sabor y la textura de los ingredientes de tus platos. Desde un punto de vista estrictamente científico la cocina es química, una ciencia a la que añadimos pasión y creatividad. Así que, ¿por qué no seguir experimentando? A través de la cocina sous-vide y sus recetas puedes ampliar de un modo muy original las posibilidades de tu menú. ¿Estás preparado para estos increíbles descubrimientos culinarios? Sigue leyendo y descubre más sobre la cocción al vacío.

Sous-vide: cocinar al vacío y a baja temperatura

Habrá quienes oigan eso de ‘experimentar en la cocina’ y se echen a temblar. Por lo general, cada vez que te aventuras a cocinar algo que se sale de lo tradicional, es bastante común que la cocina acabe hecha un desastre. No te decides por un tipo de sartén, no encuentras el punto de las especias que habías comprado, no terminas de controlar la temperatura de los fogones… Sin embargo, cuando nos referimos a experimentar a través del método sous-vide, el panorama es muy distinto.

Ésta es una solución ideal para muchos de los problemas habituales con los que te sueles encontrar a la hora de ponerte a cocinar, entre ellos, la falta de tiempo y de las habilidades de un chef profesional. Con la técnica sous vide para la preparación de alimentos, serás un experto desde el minuto cero. Es tan sencilla, rápida y limpia, que en cuanto la pruebes te vas a enamorar.

¿Qué significa sous-vide?

La traducción literal de este concepto proviene del francés cocina ‘al vacío’. Lo cierto es que no tiene mucho más misterio, porque así es exactamente como se cocinan los alimentos. Tomas tu corte de carne o tu pieza de pescado, lo introduces en unas bolsas especiales junto con las especias, aceites o aliños que te apetezca, lo sellas en una envasadora que se encarga de extraer el aire del interior y los metes en tu horno AEG con función de cocción al vacío.

Ventajas de la cocina sous-vide

Cuando descubras esta técnica, en muy poco tiempo tendrás listos unos platos sensacionales y repletos de ventajas:

  • El menú está listo en mucho menos tiempo y sin ensuciar tanto la cocina.
  • Los ingredientes conservan mejor todos sus nutrientes y vitaminas en tanto que la pérdida de peso y humedad es mínima.
  • Aprovechas al máximo todos los matices de aroma y sabor.
  • El menú es más saludable porque los ingredientes se cocinan en sus propios jugos y no necesitas añadir tantas grasas o sal para incrementar el sabor.
  • La falta de oxígeno te permite cocinar a temperaturas bajas de un modo seguro para tu salud.
  • Nunca vas a tener problemas con el punto de cocción exacto: aplicando una sencilla tabla de tiempos el resultado será siempre extraordinario.

 

Técnica de cocina sous vide: recetas y platos

No hay ingrediente que se resista a la cocina sous-vide. La cocción al vacío y a baja temperatura tiene la ventaja de ser un tipo de técnica muy versátil que te permite hacer infinidad de combinaciones con carnes, pescados y verduras. ¿Todavía no tienes demasiada experiencia y dudas de tus dotes como chef? Te proporcionamos dos sencillas recetas de cocina sous-vide para que vayas cogiendo carrerilla.

Leer más
Salmón con curry y limón

Receta de salmón con curry y limón

El salmón es uno de los pescados más populares entre las recetas de sous-vide. No en vano, esta técnica te permite disfrutar de unos platos más jugosos y con una textura mucho más mantecosa. ¿Quieres que cada bocado sea una explosión de sabor? Atrévete con este marinado: una cucharada de curry, el zumo de medio limón y un poco de la ralladura de la piel. Reboza los lomos de salmón en esta mezcla, añade unas escamas de sal gorda y mete el pescado en las bolsas de cocción con un chorrito de limón. Con el horno en función sous-vide y a 60ºC, en apenas 20 minutos tendrás listo este delicioso plato de salmón.

Salmón con curry y limón
Solomillo ibérico con romero

Receta de solomillo ibérico con un toque de romero

Después de salpimentar el solomillo de cerdo, introdúcelo en la bolsa de vacío con dos cucharadas de aceite de oliva virgen, una hoja de laurel, una ramita de romero fresco y una cucharada de vinagre balsámico. Tras hacer el vacío, lleva la bolsa al horno para su cocción en modo sous-vide a una temperatura de 60º y durante 80 minutos. Mientras esperas a que se termine de hacer este espectacular menú de carne, puedes ir preparando un puré de patatas con un chorrito de leche, una cucharada de mantequilla y una pizca de sal y nuez moscada. ¡Tendrás un plato genial con el que sorprender a tus invitados!