Platos increíbles que no sabías que podías cocinar al vapor en el horno

¿Te gustaría exprimir todo el sabor de los alimentos sin modificar su esencia natural? ¿Quieres cuidarte, pero se te hace pesado comer siempre alimentos hervidos o a la plancha? ¡La cocina al vapor es para ti! Las técnicas de cocción más modernas te permiten cocinar al vapor en el horno aprovechando los aromas, las texturas y los sabores de todos los ingredientes de tu menú. Sigue leyendo y descubre todo sobre lo que necesitas saber sobre comidas al vapor.

Las grandes ventajas de cocinar al vapor

Son fáciles, no necesitas poner patas arriba la cocina y apenas te llevarán tiempo. Las comidas al vapor son una alternativa perfecta para quienes desean comer sano, incluso cuando hay que cocinar a contrarreloj. 

Los hornos de vapor de AEG han sabido adaptarse perfectamente a este nuevo ritmo de vida en el que la falta de tiempo no tiene por qué comprometer la calidad de lo que comes. El concepto actual de cocinar al horno es mucho más amplio y te permite emplear diferentes técnicas de cocción con las que obtener un menú original, sano y sabroso para cada día. El máximo exponente es la gama de hornos SteamPro, que aplican de forma automática la cantidad exacta de vapor necesaria para un resultado óptimo y cuenta con 4 niveles de cocina al vapor diferentes. Pero, además, la función de cocción al vacío hace posible que auténticas delicias culinarias, como los tiernos y jugosos elaborados “a baja temperatura”, estén al alcance de cualquiera.

Entre sus infinitas posibilidades gastronómicas, la gran ventaja de la cocina al vapor en el horno es que se reduce de manera significativa la cantidad de grasas que ingieres, ya que permite que los alimentos se cocinen de un modo mucho más natural. Es una alternativa ideal para evitar las digestiones pesadas, mantener intacto el aporte proteico y las vitaminas de tu menú y tener listo un almuerzo o una cena saludables sin ninguna complicación.

Aquí tienes un ejemplo en vídeo

3 recetas fáciles al vapor para aprovechar el potencial de tu horno

¿Estás preparado para desarrollar tu creatividad en la cocina? Estas tres sencillas recetas para cocinar al vapor te servirán como punto de partida. A partir de ellas puedes experimentar, innovar y desarrollar tus creaciones culinarias sin renunciar al sabor de los menús más saludables

Bacalao con tomate y patatas al horno

Bacalao asado con patatas y tomates

  1. Corta cinco patatas en láminas y ponlas en un caldero hasta que el agua entre en ebullición.
  2. A continuación, colócalas sobre una bandeja de horno previamente untada con mantequilla o aceite de oliva virgen extra (puedes usar papel de hornear como base si quieres ahorrarte unas calorías).
  3. Sobre la cama de patatas, añade rodajas de tomate, perejil picado, aceitunas negras laminadas y alcaparras.
  4. Por último, coloca los filetes de bacalao sobre los tomates, riégalos con un chorrito de aceite de oliva e introduce la bandeja en el horno a 160ºC añadiendo al horneado un nivel de vapor bajo (en torno al 25%) durante 30 minutos.
Pollo de corral con guarnición de tomates cherry

Pollo de corral con guarnición de tomates cherry

  1. Pon un pollo entero a marinar durante varias horas en una mezcla de zumo de dos limas con un chorrito de vino blanco y una rama de romero natural.
  2. A continuación, colócalo en una bandeja, salpimenta y añade por los laterales tomates cherry, ciruelas y cebolla cortada en juliana.
  3. Introduce la bandeja en el horno a 180ºC con la función de vapor al 25%.
  4. Deja que el pollo se cocine durante aproximadamente 1 horas y 10 minutos.
  5. Si en los últimos 15 minutos elevas la temperatura del horno a 200º y quitas la opción de vapor, obtendrás un pollo crujiente por fuera y jugoso por dentro.
Ratatouille al vapor

Ratatouille al vapor

Esta tradicional receta francesa de verduras horneadas te sabrá mucho mejor con los nuevos métodos de cocción. Al cocinar al vapor en el horno consigues que los ingredientes conserven su textura y un color mucho más atractivo para su presentación, al tiempo que mantienes intactas las vitaminas y antioxidantes de todos los ingredientes:

  1. Emplea las verduras que más te gusten: pimientos, cebollas, calabacín, tomates, berenjenas, patatas…
  2. El secreto está en aderezarlas con una buena mezcla de aceite de oliva y hierbas provenzales.
  3. Deja que se cocinen durante 20-30 minutos en el horno de vapor a una temperatura de 100ºC.

Si quieres conocer más recetas fáciles para cocinar al vapor en el horno y cuidarte a la vez que disfrutas con cada comida, no dejes de visitar la sección de recetas AEG.