Cómo separar la ropa para lavar y así evitar disgustos

Sería una lástima desaprovechar el potencial de una lavadora de calidad por no hacer la separación de ropa adecuada. No culpes a tus electrodomésticos, si la colada no tiene el aspecto que esperabas es posible que te hayas saltado un paso previo muy importante. Te explicamos cómo separar la ropa para lavar obteniendo unos resultados estupendos y sin sorpresas.

Una clasificación previa que te ahorrará muchos problemas

A la hora de hacer la colada surgen dudas como qué cantidad de detergente emplear, qué tipo de programa, a qué temperatura o durante cuánto tiempo. Está muy bien dominar este tipo de cuestiones para aprovechar al máximo el potencial de los electrodomésticos y garantizar el ahorro de tiempo y de recursos. Pero, ¿qué ocurre con el contenido en sí de la colada?

Antes de poner la lavadora conviene tomarse unos minutos para comprobar qué tipo de prendas se han ido acumulando en el cesto de la ropa sucia y cómo debemos proceder para garantizar un lavado óptimo sin que los tejidos sufran las consecuencias de nuestras imprudencias.  

¿Quieres una colada impecable que prolongue la vida útil de tus prendas? Ten siempre en cuenta que el proceso empieza mucho antes de pulsar el botón de encendido en tu lavadora. Aplicando estos consejos notarás la diferencia.

Leer más

Consejos para separar la ropa en la lavadora

No te llevará apenas tiempo y evitarás problemas tan comunes como la ropa descolorida o los tejidos desgastados. Si tienes en cuenta estas pautas sobre cómo separar la ropa para lavar no volverás a encontrarte con un jersey encogido o una camiseta desteñida.

  1. No mezcles tejidos. Lo ideal es separar la ropa en función del material de fabricación para darle a cada prenda el tratamiento que se merece. Tampoco es necesario ser demasiado meticulosos. Con que separes las prendas sintéticas y de algodón de la lana y otros tejidos delicados será más que suficiente. En el caso de esas prendas especiales, no las laves nunca junto al resto de la ropa, sino metidas en una bolsita para lavadora aparte.
  2. Si tienes dudas, lee la etiqueta. Con frecuencia las prendas pasan directamente del cubo de la ropa sucia al tambor de la lavadora sin que sepamos siquiera si admiten un lavado automático convencional. Revisa las características de tu fondo de armario antes del primer lavado y separa las prendas según las características específicas de cada tejido.
  3. Ten en cuenta el nivel de suciedad. Las lavadoras AEG están provistas de diversos programas para dar una respuesta eficaz a las exigencias particulares de cada colada. Si separas las prendas más sucias de las que sólo necesitan un ciclo rápido, ahorrarás recursos y energía en tus coladas y garantizarás un lavado mucho más eficiente.
  4. Haz una revisión a conciencia. No sólo porque tal vez te hayas dejado en el bolsillo un billete o una nota importante. Monedas, servilletas, horquillas, clips… Es increíble la cantidad de cosas que podemos almacenar en los bolsillos a lo largo del día y lo problemáticas que resultan si terminan en el tambor de la lavadora. Por otro lado, separa aquellas prendas que lleven cremalleras, botones, lazos o broches para asegurarte de que todo queda bien asegurado antes de pasar a la lavadora.
  5. Separa la ropa blanca de la ropa de color, así como las sábanas y las toallas del resto de la colada. Es un consejo básico, pero a menudo es el que menos se tiene en cuenta. Es bastante tentador meterlo todo de una vez en el tambor para aprovechar al máximo la capacidad de la lavadora. Esta práctica no sólo es perjudicial para tus prendas sino totalmente innecesaria, ya que las lavadoras AEG se adaptan en tiempo y consumo a las necesidades de cada lavado.