¿Cómo quitar el olor del frigorífico?

Olores raros, penetrantes e incluso desagradables. Seguro que en alguna ocasión has abierto la puerta de la nevera y te has encontrado con un aroma poco apetecible. ¿Moho? ¿Suciedad? ¿Un alimento en mal estado? Descubre cómo quitar el mal olor del frigorífico con unas sencillas pautas de mantenimiento.

¿A qué se debe el mal olor de la nevera?

Lo primero que debemos hacer es localizar la causa que está provocando malos olores en nuestro electrodoméstico. Aun llevando un riguroso control sobre los alimentos que almacenas en su interior, la causa más frecuente del mal olor en la nevera suele ser la existencia de algo en descomposición.

Revisa cuidadosamente cada estante, vaciando el frigorífico por completo si hiciera falta. Comprueba que no hay recipientes con comida de hace varios días o que se te haya derramado algún líquido en un descuido. Si aparentemente la causa no está relacionada con ninguno de estos aspectos, revisa la goma de la puerta, así como el agujero de drenaje y la bandeja de evaporación. Las obstrucciones y la acumulación de suciedad en estas zonas son un foco de hongos y gérmenes que generan olores molestos.

Cómo quitar el olor en la nevera de forma sencilla

Frente a los olores desagradables, la solución es una intervención de limpieza del frigorífico en profundidad.

  • Desenchufa la nevera y vacíala por completo.
  • Revisa la comida que tenías dentro para averiguar si hay algo en mal estado y deshacerte de ello.
  • Extrae todas las baldas, compartimentos y accesorios móviles del electrodoméstico para lavarlos con agua caliente y jabón.
  • El interior de la nevera puedes lavarlo con un spray específico para la limpieza del frigorífico y una bayeta. O bien puedes emplear una mezcla de vinagre, agua y bicarbonato sódico, o algún antifúnguico más potente si el origen del problema fuera la presencia de moho. No olvides repasar bien los enganches de las baldas y el interior de las gomas. Puedes usar para ello un bastoncillo de algodón.
  • Recoloca los accesorios y los alimentos en función de las condiciones de conservación que necesiten.
  • Para prevenir malos olores en el futuro, coloca un limón abierto a la mitad con clavos de olor incrustados, una taza con café en grano o un trozo de carbón vegetal. Estos ingredientes naturales absorben o neutralizan los olores penetrantes.

Y si no desaparece el mal olor en la nevera?

Es posible que el problema no se encuentre a nivel superficial sino en el propio funcionamiento de tu electrodoméstico. El drenaje inadecuado, la condensación, problemas en el receptáculo del agua de descongelación… Estas causas son algo más complicadas de tratar y pueden requerir la intervención de un técnico profesional.

Si a pesar de todo tu electrodoméstico ya no responde como antes, lo mejor es que te plantees un cambio de nevera. Los modernos frigoríficos AEG y sus avanzados sistemas de refrigeración proporcionan un nivel óptimo de humedad, mantienen el flujo de aire constante y están provistos de filtros capaces de absorber los malos olores. Los aromas desagradables no volverán a ser un problema y sólo necesitarás limpiar el frigorífico nuevo para tenerlo siempre a punto.

Leer más