¿Qué tipos de purificadores de aire existen?

Los filtros de aire son dispositivos diseñados para atrapar las partículas suspendidas en el ambiente que pueden ser potencialmente peligrosas para la salud. Los avances científicos y tecnológicos de las últimas décadas han permitido fabricar filtros capaces de retener más del 99 % de los compuestos orgánicos volátiles que afectan a las vías respiratorias. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué tipos de purificadores y de filtros de aire hay?

El papel de los purificadores en la filtración de aire

No se distinguen a simple vista, pero siempre están ahí. El aire que respiramos, incluso dentro de casa o en la oficina, está repleto de agentes patógenos que pueden provocar enfermedades respiratorias, sistémicas o alérgicas. ¿Cómo asegurarnos de que el ambiente de casa está libre de estas amenazas? Utilizando un purificador de aire.

Son dispositivos con diseños cada vez más elegantes, se adaptan perfectamente al estilo de cualquier hogar, trabajan de forma silenciosa y, lo más importante de todo, eliminan gérmenes, bacterias y en general cualquier partícula que pueda suponer un riesgo para tu salud.  

Tipos de purificadores de aire según su funcionamiento

Más allá de las particularidades de su potencia o diseño, todos estos electrodomésticos presentan una característica común: el aire que expulsa un purificador es siempre más limpio que el que absorbe. Y en cuanto al funcionamiento, ¿existe alguna diferencia? Dependiendo del sistema de limpieza empleado, se distinguen varios tipos de purificadores de aire:

  • Purificadores de aire con filtro

Son los más populares por su eficiencia y por su estupenda adaptación a cualquier ambiente. La limpieza del aire se realiza a través de un procedimiento que implica varias fases de purificación. En el caso de los purificadores de aire AEG este proceso se realiza en 5 etapas mediante filtros multicapa 360º. Los filtros AEG tienen una larga vida útil. Para garantizar su máxima eficiencia, no se lavan: solo pueden ser reemplazados.

  • Purificadores de radiación UV

Los filtros son reemplazados por tecnología basada en la radiación ultravioleta. Los estudios demuestran que este tipo de radiación es efectiva contra gérmenes, virus y bacterias, pero lo cierto es que la calidad del aire de una estancia depende también de otros factores. Su eficiencia, por lo tanto, presenta más limitaciones que en el caso de los purificadores de filtro.

  • Purificadores con agentes absorbentes

El filtrado del aire para la eliminación de las impurezas obliga a la circulación de este a través de unas membranas provistas de agentes absorbentes. El agente más común es el carbón activado, cuya estructura química, amorfa y altamente porosa, es capaz de retener entre sus cavidades partículas muy pequeñas. Muchos de los purificadores de filtro emplean también este sistema.

  • Purificadores ionizadores

La emisión de un campo electromagnético que transforma las moléculas en iones permite neutralizar determinadas partículas. En esencia, la combinación de iones hace que las partículas contaminantes sean más pesadas y caigan en el fondo mientras que el aire limpio continúa su recorrido nuevamente hacia el exterior. El empleo de opciones ionizantes no es excluyente. De hecho, algunos modelos de purificadores AEG ofrecen esta opción de filtrado adicional.

  • Purificadores generadores de ozono

Al igual que sucede con las alternativas ionizadoras, el funcionamiento de estos dispositivos se basa en la modificación de la estructura molecular de algunas de las partículas que flotan en el aire. El resultado es la transformación de oxígeno (O2) en ozono (O3), un gas con efecto bactericida que también se caracteriza por su inestabilidad y por ser potencialmente tóxico. Su uso a nivel doméstico y, en general, en cualquier ambiente de interior, puede resultar contraproducente.