Cómo limpiar correctamente tu placa de cocina o vitrocerámica

La cocina está cada vez más de moda y es tendencia, prueba de ello son los programas de televisión que se desarrollan entre fogones. Lo que nunca muestran estos espacios televisivos es cómo dejarlo todo a punto después de preparar un suculento menú. ¿Cuántas veces te has preguntado cómo limpiar la cocina de la manera más sencilla y eficaz? Solucionamos tus dudas con esta breve guía sobre la limpieza de placas de gas, placas vitrocerámicas y de inducción.

Tu cocina reluciente como el primer día

Tu cocina reluciente como el primer día

A pesar de ser un electrodoméstico al que se le da mucho uso, ninguna cocina tiene que sufrir las consecuencias de un desgaste prematuro si recibe el mantenimiento adecuado. Su vida útil depende en gran medida del tiempo que inviertas en la limpieza después de cada uso y en una actuación más profunda cada cierto tiempo.

Esta tarea no tiene por qué convertirse en algo tedioso si empleas las herramientas y los productos adecuados. Con independencia del tipo de placa que utilices para cocinar, ten siempre en cuenta estas consideraciones:

  1. La limpieza debe hacerse cuando la placa está fría.
  2. Los restos de suciedad deben eliminarse cuanto antes para evitar que se queden incrustados.
  3. No se recomienda emplear productos abrasivos ni herramientas afiladas que no estén específicamente destinadas para este uso.

Consejos para limpiar la placa de cocina

Cada tipo de cocina presenta sus ventajas y sus inconvenientes. Las placas de gas, por ejemplo, siguen siendo las preferidas entre los más puristas del arte culinario. En cambio, quienes le dan prioridad a la rapidez y a la funcionalidad optan por las vitrocerámicas y las placas de inducción. Es cuestión de gustos, pero saber cómo se limpia correctamente cada una de estas cocinas te ayudará a tomar una decisión acerca de lo que más te interesa tener en casa.

¿Cómo limpiar los quemadores de la placa de gas?

¿Cómo limpiar los quemadores de la placa de gas?

Las cocinas de gas modernas ya no son tan complicadas como las de hace unas décadas. Los fogones tradicionales han pasado a integrarse en superficies de cristal cerámico, templado o acero inoxidable, materiales mucho más duraderos y fáciles de limpiar. Las placas de gas se deben tratar con un limpiador de acero inoxidable y adicionalmente con un rascador específico para este uso que no raye la superficie y que permita eliminar la suciedad incrustada.

Si el cristal es esmaltado, emplea únicamente agua tibia y jabón, una esponja suave y una bayeta para el aclarado. También los quemadores y las parrillas se deben lavar de esta manera. ¿Un consejo? Sumérgelos en agua muy caliente con un chorro de jabón durante media hora y te resultará mucho más sencillo eliminar la suciedad.

¿Cómo limpiar la placa de inducción o la vitrocerámica?

Como medida de diario, el agua y el jabón serán más que suficientes. ¿Herramientas? Algo tan sencillo como una esponja suave, una bayeta y un poco de papel de cocina para el secado final, que es el que le dará un brillo espectacular.

¿Has estado dándolo todo en la cocina para preparar un menú gourmet y has dejado manchas de líquidos, aceite o azúcar quemado? Es el momento ideal para hacer una de esas limpiezas más en profundidad.

Comienza por un lavado previo de la superficie con agua y jabón y a continuación emplea nuestro limpiador líquido para deshacerte sin esfuerzo de la suciedad más incrustada. A continuación, emplea la rasqueta especial para este tipo de superficies (rascador de vidrio) y desplázate en un ángulo de 30º sobre la zona a tratar para evitar rayones. Una vez eliminada la mancha, emplea una bayeta húmeda para retirar los restos del limpiador y papel de cocina para ese toque final que dejará la placa resplandeciente.

Combinando las limpiezas diarias con un mantenimiento más en profundidad una vez al mes, no sólo garantizarás una imagen impecable de tu cocina sino el rendimiento óptimo de cualquier sistema de cocción.