Cómo hacer el mantenimiento del lavavajillas de forma fácil

Cuando tu lavavajillas no limpia bien pueden aparecer restos de suciedad en los platos y la cristalería no se queda reluciente. Se trata del primer signo de alarma: es el momento de llevar a cabo una limpieza en profundidad en el interior de tu electrodoméstico. ¿Quieres seguir ahorrando tiempo, agua y energía en el lavado de la vajilla de diario? Pon en marcha este plan de mantenimiento de lavavajillas y recupera todo su potencial.

Mantenimiento del lavavajillas

Limpiar el lavavajillas por dentro. Unos minutos bien aprovechados


¿Sabías que en un hogar de 4 personas se consumen alrededor de 90 litros de agua diarios sólo en el lavado a mano de los platos? Con los modernos lavavajillas de AEG puedes reducir esta cifra de manera significativa: apenas 15 litros de agua con el empleo de un programa ecológico. Este importante ahorro de tiempo, recursos y dinero es motivo más que suficiente para que mantengas este electrodoméstico siempre al máximo nivel de rendimiento. 


El problema es que el lavavajillas es un aparato al que van a dar restos de comida, en el que la dureza del agua puede generar escamas de cal y en el que la suciedad tiende a acumularse en algunas zonas clave de su funcionamiento. Limpiar el lavavajillas de manera periódica no te llevará mucho tiempo y evitarás que los pequeños problemas del uso cotidiano no comprometan sus grandes prestaciones.

Consejos para limpiar el lavavajillas

El mantenimiento básico del lavavajillas es aquel que te sirve para mantener un control diario de su buen estado y garantizar un funcionamiento óptimo. Básicamente consiste en:

  1. Meter los platos sucios en el lavavajillas. Puede parecer redundante, pero muchos usuarios sienten la tentación de poner los platos bajo el grifo del fregadero antes de meterlos en el lavavajillas. Esto puede comprometer la eficiencia de los sensores de suciedad que determinan la cantidad de agua que se debe emplear durante el lavado e incluso pueden llegar a romperlos. 
  2. Dejar siempre la puerta abierta después de los lavados. No hace falta que la abras del todo, una pequeña rendija bastará para que el agua restante termine de evaporarse y evitar así el olor a humedad o la aparición de moho. Se trata de un consejo útil, pero innecesario en los últimos modelos de lavavajillas AEG con tecnología Air Dry para el secado natural. Esta función inteligente se encarga de abrir la puerta del lavavajillas unos 10cm de forma automática para facilitar el secado durante el último ciclo del lavado.
  3. Haz una inspección visual del interior después de cada lavado y elimina cualquier resto de comida que haya quedado adherido a las paredes interiores, a las aspas o a la goma y el marco de la puerta.

Aparte de estas pautas después de cada uso, se recomienda lavar el lavavajillas por dentro al menos una vez al mes. Este proceso te llevará algo más de tiempo, pero dejará tu electrodoméstico como recién instalado.

Leer más
Colocar tazas en el lavavajillas
  1. Desmonta el filtro: la suciedad y los restos de comida terminan haciendo un tapón aquí. Con ayuda de un cepillo de cerdas duras podrás extraer toda esa basura y despedirte de los malos olores.
  2. Limpia las aspas: una máquina sucia nunca podrá lavar bien. La grasa acumulada en las aspas del lavavajillas no es algo que se perciba con claridad, pero está presente. Para eliminarla, puedes extraer y lavar las aspas con agua caliente y jabón o con un buen producto desengrasante y agua a presión que haga que la suciedad salga de los agujeritos. Ayúdate con un palillo de dientes para eliminar los restos más resistentes.
  3. Sanea los conductos internos: para realizar esta operación es necesario aplicar alguno de los productos para limpieza de lavavajillas que existen en el mercado. Su modo de empleo es casi siempre el mismo: se retira el precinto, se coloca en el interior del lavavajillas y se programa un ciclo largo con la maquina vacía. Una opción más ecológica y económica es añadir al cajetín del detergente una mezcla de vinagre y ácido cítrico en polvo. Servirá para eliminar los restos de cal y acabar con la grasa del interior del lavavajillas.

Y si todavía tienes dudas sobre cómo sacarle el máximo partido a tu electrodoméstico o cuál elegir para tu cocina, no dejes de visitar la guía de compra de lavavajillas AEG y estar al día sobre las últimas tecnologías.