Cuál es la temperatura ideal para el frigorífico y el congelador

Los frigoríficos son electrodomésticos concebidos para enfriar, pero atención: su eficiencia no está sólo en su capacidad de refrigeración. Para que una nevera y un congelador funcionen en condiciones óptimas, es importante ajustar los grados a los niveles adecuados. ¿Qué temperatura de frigorífico y de congelador es la más conveniente? En este artículo encontrarás la respuesta.

Algo más que una cuestión de temperatura

Temperatura ideal del frigorífico y el congelador

El frigorífico y el congelador son dos de los electrodomésticos que generan más dudas en cuanto al consumo eléctrico. No podemos obviar que permanecen encendidos las 24 horas del día, por lo que resulta comprensible que la cuestión de la eficiencia de estos electrodomésticos sea un motivo de preocupación para el consumidor.

Gracias a los electrodomésticos inteligentes, a sus posibilidades de configuración y a la Clase A+++ de eficiencia energética, cada vez tienes menos razones por las que preocuparte. No obstante, te conviene conocer las condiciones de temperatura del congelador y del frigorífico para ajustar al máximo las condiciones de refrigeración al consumo total de electricidad.

Temperatura del frigorífico y el congelador

Cómo ajustar la temperatura de la nevera y el congelador

Si estás buscando una respuesta definitiva a la pregunta de cuál es la temperatura ideal para el frigorífico y el congelador, te encontrarás con que en este tema no existen verdades absolutas. Basta con tener claro que la mejor temperatura es siempre aquella que te permite que los alimentos estén en condiciones óptimas de conservación durante el mayor tiempo posible. Partiendo de esta base, siempre tendrás algo de margen a la hora de escoger una determinada temperatura en función de los resultados que quieras obtener.

Leer más
Temperatura del frigirífico y el congelador

Temperatura ideal para la nevera

Esta elección también está condicionada por el tipo de electrodoméstico que tengas en casa. Las neveras convencionales están provistas de una rueda numérica que se emplea para regular el termostato. Normalmente, los valores de esta rueda se sitúan entre el 1 y el 5, siendo el 1 el nivel de frío más bajo y el 5 el más alto. Dependiendo de la época del año y de lo llena que tengas la nevera, te convendrá emplear valores más cercanos a uno u otro número.

En verano es mejor utilizar niveles de enfriamiento altos, sobre todo cuando tienes la nevera a rebosar. El 4 es una buena cifra. En invierno, puedes ser menos exigente con el nivel de enfriamiento de la nevera y colocar la rueda al 2 o al mínimo. De este modo evitarás problemas de condensación en el interior.

Controlar la temperatura de los frigoríficos modernos es mucho más sencillo porque tienes la posibilidad de seleccionar una temperatura específica. Por lo general, estos aparatos están provistos de una pequeña pantalla o display que te muestra los grados a los que se encuentra el electrodoméstico. La clave del éxito está en la moderación: no porque la nevera esté más fría los alimentos van a estar mejor conservados. Manteniendo el nivel de temperatura entre los 3 y los 5º C, dependiendo de lo llena que tengas la nevera, será más que suficiente. Con la tecnología Multiflow de los frigoríficos de AEG puedes hacer esto, ya que consiguen mantener siempre estable la temperatura y la humedad del interior de la nevera.

Temperatura óptima del congelador

Para evitar determinados microbios y bacterias, la norma general es congelar los alimentos a 25°C bajo cero. Éste es uno de los motivos por los que conocer la temperatura exacta del congelador te va a permitir trabajar con mayor seguridad con determinados alimentos, sobre todo cuando vas a consumirlos en crudo.

En el caso de los congeladores, escoger un nivel de frío te va a resultar mucho más sencillo. Por norma general, los pescados deben congelarse a -20º C durante al menos 24 horas, y las carnes a -18ºC durante al menos 72 horas. La solución más sencilla para equilibrar la eficiencia y el ahorro es la de fijar la temperatura del congelador en -18º C y congelar cualquier alimento al menos durante 5 días antes del momento de consumo. De este modo te aseguras de que parásitos como el anisakis del pescado o el toxoplasma gondi de la carne no suponen un riesgo para tu salud. Los congeladores de AEG consiguen mantener el electrodoméstico a una temperatura estable con la máxima eficiencia energética.

 

Más frío no significa mejor conservación. Junto a la elección de la temperatura correcta debes pensar en una colocación eficiente de los alimentos, tanto en la nevera como en el congelador. Con una alta clasificación energética y unas buenas prácticas en cuanto al orden y la temperatura, puedes reducir el consumo de tus electrodomésticos de manera significativa.

Leer más