Conoce los tipos de lana que existen y cómo lavarlos

En el ámbito de la moda, quizá no existe expresión más inexacta que la de “me he comprado un jersey de lana”. Fuera de los sectores profesionales todos diríamos eso, pero lo cierto es que la lana es un material repleto de matices y precisamente sus diferentes características son las que pueden determinar cómo lavar lana correctamente. Conocer los diferentes tipos de la lana con los que se fabrican las prendas que utilizas te servirá para proporcionarles los cuidados que se merecen y conservar su color y su textura durante mucho más tiempo.

Cómo lavar ropa de lana

Dentro del grupo de los tejidos naturales, la lana ocupa un lugar muy particular. Es un material textil que tiende a encoger, desgastarse o deformarse más que el resto de las fibras, especialmente las sintéticas. Para lavar tus prendas de lana y mantenerlas como el primer día, es importante que tengas en cuenta algunas pautas:

Como lavar ropa de lana
  • No es necesario que laves la ropa de lana a mano. Puedes meterla sin problema en la lavadora siempre que emplees el programa adecuado. Se trata de programas de centrifugados más cortos y menos potentes que evitan que la ropa mojada se deforme.
  • Tanto si lavas a mano como si lo haces a máquina, recuerda utilizar siempre agua fría. El agua caliente podría hacer que los tejidos encojan.
  • Si la prenda tiene botones o cremalleras, asegúrate de que están todos cerrados antes de meterla en la lavadora.
  • La lana merina es muy resistente, por lo que puedes lavarla con otras prendas de lana sin problemas. En cambio, el resto de las lanas de oveja son algo más delicadas. Evita llenar la lavadora. Es mejor hacer varios lavados por separado para que las prendas no cojan demasiada humedad.
  • Las fibras de la lana de cachemira y mohair son muy delicadas, por lo que es mejor lavarlas de manera independiente para evitar el roce con otros tejidos. Eso aceleraría el desgaste de la prenda y haría que aparecieran bolitas.
  • Las lanas de oveja en general son más resistentes, pero es mejor si limitas el uso de suavizante o si lo eliminas por completo, para que conserven su textura natural. Una pauta indispensable en el caso de las lanas de cachemira y mohair.
  • La lana se puede secar en secadora, siempre que ésta disponga de programas específicos para lana, como las secadoras AEG que cuentan con el certificado Woolmark. En el caso de que la seques al aire, saca inmediatamente de la lavadora y tiende las prendas en horizontal sin emplear pinzas para que no se deformen por el peso.

¿Qué tipos de lana existen y en qué se diferencian?

El punto de partida es muy sencillo: los tipos de lana se diferencian en función de su grosor y del animal de la que proceden. La lana es uno de los materiales de referencia en el sector textil por ser la materia prima con la que tradicionalmente se fabricaba una gran parte de las prendas de vestir antes de la llegada de las fibras sintéticas. Aunque hoy en día el repertorio de materiales es mucho más amplio, la lana sigue teniendo un espacio privilegiado en el armario de invierno por su suavidad, su resistencia y su calidez, aunque estos aspectos pueden variar de un tipo de lana a otro.

Tipos de lana

Lanas de oveja

  • Lana merina: es la lana más común en Europa, aunque se cree que su origen está en el norte de África y que de allí pasó a España. Es una lana fina y suave, muy empleada en todo tipo de prendas.
  • Lana Romney Marsh: procede de ovejas originarias del condado de Kent, en Inglaterra. Para adaptarse a las condiciones de frío y humedad producen una lana gruesa y de gran calidez.
  • Lana Lincoln: también procede de una raza británica, aunque en esta ocasión la lana es más brillante y pesada, por lo que se emplea habitualmente en las prendas de abrigo de categoría superior.
  • Lana Corriedale: procede del cruce de las ovejas merinas y las Lincoln, una mezcla que da como resultado una lana más larga y fina.

 

Lanas de cabra

  • Lana cachemira: es una lana muy exclusiva y poco abundante, ya que se obtiene de la capa más interna y delicada del pelo de estas cabras de origen tibetano.
  • Lana mohair: es una fibra procedente del pelo de la cabra de Angora. Se emplea tanto en textiles del hogar como en prendas de vestir muy abrigadas.

Lanas de otras fibras animales

La fabricación de textiles también tiene un componente cultural y regional. Existen lanas que no son tan habituales en el mercado pero que a menudo se emplean en determinados rincones del planeta para la fabricación de prendas de vestir. Es el caso de la lana de alpaca, de llama o de vicuña.