Trucos para planchar mejor y en menos tiempo

Parece que la hora de guardar la ropa en el armario no llega nunca. Por mucho que hagas una colada excelente y que la mayoría de las prendas salgan de tu secadora prácticamente listas para poner, seguro que en tu fondo de armario hay algunos tejidos que se te resisten. No desesperes. Con estos trucos para planchar tendrás lista tu ropa más rebelde sin apenas esfuerzo.

Planchar rápido y hacer frente a la pereza

De todo lo que implica ir vestido de manera impecable, el planchado suele ser uno de los procesos más aburridos y engorrosos. ¿Eres de los que piensa que no hay nada peor que quitarle las arrugas de la ropa? Los centros de planchado AEG te harán cambiar de opinión.

Combatir las arrugas es ahora mucho más sencillo y no te llevará una eternidad. Los centros de planchado modernos permiten trabajar con mayor potencia y precisión y con una presión de vapor óptima para que ningún tejido, por complicado que sea, se salga con la suya. Éste es el primer consejo: si quieres planchar la ropa rápido y de manera eficiente, hazte con una plancha que dé la talla.

Leer más

Lavadoras para planchar menos

No es ningún secreto: la tecnología y los avances en electrodomésticos buscan cada vez más reducir las tareas del hogar que pueden ser más tediosas. Ya conoces las ventajas del vapor en el tratamiento de los tejidos y su labor fundamental en el momento de la plancha, pero cuando ese vapor se incorpora a los ciclos de lavado los resultados son mucho más satisfactorios. Con la tecnología ProSteam presente en las modernas lavadoras AEG, se añade una función vapor que hidrata los tejidos y reduce significativamente las arrugas. Además, puedes simplemente refrescar una prenda con vapor sin tener que lavarla, espaciando así las visitas a la tintorería.

5 trucos para planchar ropa y dejarla impecable

  1. Regula la altura de la tabla de planchar

No hay planchado eficaz si no te sientes cómodo. Aparte de una buena plancha necesitarás una tabla de planchado adaptada a tu estatura. ¿Cuál es la altura adecuada? Si vas a planchar sentado, lo normal es que esté a unos 60 cm del suelo. Si planchas de pie, asegúrate de que la tabla quede un poco por encima de tu cintura, lo que suele ser entre los 90 y los 110 cm de altura.

  1. Agrupa las prendas según tejidos

No toda la ropa se plancha a la misma temperatura, por lo que deberás separar la ropa limpia por categorías de tejido. Durante este proceso, asegúrate de conocer bien la prenda y de haber comprobado con anterioridad en su etiqueta que es apta para el planchado. Para que te hagas una idea general, éstas son las características de planchado de los tejidos más habituales:

  • Algodón y lino: temperatura muy caliente y con pasadas intensas.
  • Lana y similares: temperatura caliente y con pasadas rápidas.
  • Nylon, poliéster y acrílicos: temperatura tibia y pasadas ligeras.
  • Seda: temperatura suave y pasadas rápidas.
  1. Humedad o vapor

Humedecer las prendas más arrugadas con un pulverizador te ayudará a quitar las arrugas más rápido. Pero ¿sabes qué resulta aún más efectivo? Utilizar una plancha con vapor. Las estaciones de planchado están provistas de un depósito que vas recargando con agua destilada. Al calentarse, ésta se emplea para emitir certeros golpes de vapor sobre los tejidos que hacen que las arrugas se rindan al poder del planchado.

  1. De menos a más

Si las tareas de planchado siempre se te han atravesado, prueba a proponerte retos alcanzables. Si empiezas planchando primero las prendas más sencillas como polos o camisetas, los buenos resultados te servirán de motivación a la hora de enfrentarte a rivales más complicados como camisas y vestidos. Recuerda estas pautas para ir más rápido:

  • El orden correcto para planchar una camisa es: cuello, puños, mangas y cuerpo.
  • Para planchar unos pantalones, empieza por los bolsillos (si los tiene) y continúa por la cintura y las piernas. Deja la parte del dobladillo para el final.
  • Las prendas con lazos, lentejuelas o flecos, siempre hay que plancharlas del revés. Lo mismo ocurre con la seda y en general con cualquier tejido con acabado brillante o satinado.
  1. Guarda la ropa correctamente

El último paso para garantizar un buen planchado es que dobles y guardes tus prendas del modo adecuado. Deja espacio entre una prenda y otra y procura no colgar más de una en la misma percha. En el caso del almacenaje en cajones, evita meterlo todo a presión o de nada habrá servido el trabajo previo.

Leer más