Cómo funciona un purificador de aire doméstico

Las alergias y las afecciones respiratorias no se quedan fuera de casa. Dentro del hogar se acumulan infinidad de micropartículas patógenas que pueden provocar o agravar los síntomas de problemas respiratorios preexistentes o alergias. ¿Te preguntas para qué sirve un purificador de aire “casero”? Como seguramente sabes, estos electrodomésticos cada vez son más habituales en establecimientos públicos, pero lo cierto es que un purificador de aire doméstico te ayudará a recuperar el buen ambiente dentro de casa.

 

¿Cuál es la función de un purificador de aire?

Los purificadores de aire domésticos han ido ganando protagonismo entre el resto de los electrodomésticos habituales en un hogar. Al tomar mayor conciencia sobre cómo nos afectan los elementos tóxicos y contaminantes presentes en el aire se ha incrementado también la necesidad de encontrar soluciones para garantizar la calidad del ambiente en el hogar.

Un purificador de aire es una herramienta eficiente en la eliminación de las impurezas que se encuentran suspendidas en el ambiente y que pueden comprometer tu salud:

  • Aerosoles
  • Polvo
  • Moho
  • Humo de tabaco
  • Ácaros
  • Polen
  • Suciedad procedente de la calle

La misión de estos aparatos es muy sencilla: filtrar el aire para hacerlo más respirable y preservar tu buen estado de salud. Durante este proceso no solo se elimina más del 99 % de las partículas patógenas, sino que desaparecen los olores desagradables y se completa el trabajo realizado por deshumidificadores, equipos de climatización y aires acondicionados, favoreciendo un mayor confort térmico.

Leer más

Funcionamiento de los purificadores de aire

Los modernos sistemas de purificación de aire para el hogar suelen combinar varios tipos de filtrado (filtros multicapa, de alta eficiencia, de carbón activado, de iones…) a lo largo de distintas fases con el fin de obtener los mejores resultados. Con independencia del número de pasos en los que se realiza la limpieza de impurezas, el proceso siempre es el mismo:

  • El aire del ambiente (contaminado) es absorbido a través de una rejilla.
  • Este aire sucio atraviesa los filtros que se encargan de eliminar/retener las impurezas.
  • El aire renovado es expulsado al exterior con ayuda de un ventilador.

Los aparatos más sofisticados como los modelos de la serie AX de purificadores de aire AEG incluyen sensores que muestran la calidad del aire en tiempo real, control de la velocidad del ventilador en modo manual o automático y módulo WiFi para gestionar el funcionamiento de cada unidad a través de una aplicación instalada en el smartphone.

Leer más

¿Cómo obtener los mejores resultados con tu purificador de aire en casa?

 

  • Analiza las características de la estancia en la que vas a ubicar tu purificador de aire antes de comprarlo. Los modelos más potentes son capaces de limpiar el aire en superficies de hasta 120 m2.

 

  • Asegúrate de que la estancia en la que colocas el aparato está cerrada (puertas, ventadas o cualquier otra abertura al exterior) para evitar la entrada de nuevos agentes contaminantes y mantener la calidad del aire expulsado por tu unidad

 

  • Coloca el purificador de aire sobre una superficie firme y nivelada, garantizando que hay espacio suficiente para la entrada/salida del flujo de aire (la posición correcta dependerá del modelo de purificador y de dónde tenga las aberturas).

 

  • Reemplaza el filtro al final de su vida útil. Los filtros de aire 360º de AEG tienen una vida media de 12 meses con un funcionamiento de 12 horas al día. Es imprescindible que estén en perfectas condiciones para que el purificador de aire haga un trabajo eficiente.
Leer más