Fondand de chocolate blanco y matcha

Fondant de chocolate blanco y matcha

El fino polvo del té verde matcha, procesado especialmente, realza el sabor del chocolate blanco de forma sorprendente.

Ingredientes

40 g de mantequilla; 80 g de chocolate blanco de calidad superior; 40 g de sirope de agave; 2 huevos; 34 g de harina; 1 cucharada de polvo de té matcha de primera calidad; 1 cuhcarada de maicena (fécula de maiz), frutos rojos frescos para decorar.

Preparación (para tres)


1. Unta ligeramente con mantequilla el interior de los ramequines y coloca en el fondo de cada uno de ellos un trozo de papel antiadherente cortado a la medida. Meter los ramequines en el frigorífico a enfriar.

2. Derrite la mantequilla suavemente en un cazo pequeño sobre la placa de inducción. Asegúrate de que está templada y no quema al tacto, en caso contrario estropeará el chocolate. Una vez derretida la mantequilla sube un poco el fuego y añade el chocolate blanco, removiendo constantemente hasta lograr una solución homogénea y suave. Tamiza el polvo de té matcha e incorpóralo hasta lograr una emulsión suave y homogénea.

3. En otro bol, mezcla ligeramente los huevos con el sirope de agave hasta que este se haya incorporado bien. Añadir entonces a la mezcla de chocolate removiendo constantemente ya que los huevos fríos empezarán a cuajar con el chocolate. Incorpora finalmente la harina tamizada y la maicena, mezclándolo todo muy bien.

4. Divide la mezcla a partes iguales entre los tres ramequines. Deberían rellenarse hasta 3/4 partes del volumen total. Luego envuelvelos en papel film y congélalos durante al menos 4 horas, preferiblemente durante toda la noche.

Preparación (II)

5. Cuando llegue el momento de comérselos, hornealos durante  16-18 minutos, para luego dejar reposar el fondant en los ramequines durante 2 minutos. Pasa un cuchillo por el borde de los moldes para soltarlos (el cuchillo debería salir limpio) antes de voltear los fondants con cuidado sobre un plato.

Emplatar
Pon cada fondant en el centro de un plato y decora con los frutos rojos frescos. Dale un tajo a cada uno de ellos y deja que el centro líquido fluya. Decora por encima con un poco de té matcha espolvoreado.