Cómo lavar ropa: guía para quienes nunca han puesto la lavadora

De nada sirve tener los electrodomésticos más punteros en el hogar si no queda claro cómo se utilizan y sacarles partido. Puede que no seas la persona encargada de poner la lavadora habitualmente y no sepas cómo lavar ropa, pero: ¿qué harás el día en que no haya nadie en casa y necesites hacer una colada urgente? No busques excusas y aprende a utilizar la lavadora para asegurarte de que nunca faltará ropa limpia en tu armario.

Como lavar ropa

Cómo lavar la ropa cuando nunca has programado una lavadora

Si nunca te has encargado de hacer la colada, bien porque te lanzas ahora a la aventura de independizarte o porque hay alguien que lo hace por ti, es el momento de aprender. En cualquier caso, seguro que en casa son muy partidarios de cambiar la situación y aceptar tu ayuda. ¡Poner la lavadora es más sencillo de lo que crees! Que no te intimiden todos los botones y opciones de lavado de tu lavadora AEG, ya que este electrodoméstico te lo pone muy fácil. La colada dejará de tener secretos para ti en cuanto termines de leerte esta guía paso a paso sobre cómo lavar la ropa.

1. Selección de la ropa

Antes de lanzarte a meterlo todo en el tambor, tómate tu tiempo para clasificar bien las prendas. Las blancas, las de color, las delicadas, las que destiñen, las sábanas y las toallas… Para conseguir los mejores resultados de lavado es importante clasificar las prendas en función de sus características y, en caso de duda, revisar los símbolos de las etiquetas.

Como lavar la ropa

2. Prestar atención a los pequeños detalles

Los pañuelos de papel en los bolsillos, las cremalleras abiertas y las prendas con broches o enganches pueden convertirse en un problema una vez que el tambor de la lavadora se pone en funcionamiento. Asegúrate de que no haya nada en los bolsillos de chaquetas y pantalones y de haber cerrado todos los broches y cremalleras para que no se enganchen con otras prendas. Y para no dañar los tejidos más sensibles, asegúrate de meter la ropa interior y las prendas delicadas en el interior de una bolsa de lavado.

3. Controla el volumen de la colada

Sobrecargar la lavadora con ropa voluminosa o pesada puede impedir que las prendas se laven bien y acabará dañando tu electrodoméstico. Es preferible no introducir la colada a presión, dividiéndola en varios lavados. Con los modernos programas de control de carga de AEG, el tiempo de lavado y el consumo de agua y electricidad se ajustarán automáticamente a las necesidades de cada colada en función de la cantidad de ropa.

Como Lavar la Ropa

4. No te pases con la cantidad de detergente

Más cantidad de producto no implica más limpieza, sino más gasto. Si te excedes en la cantidad de detergente que empleas en la colada, es probable que las prendas aparezcan manchadas con restos de jabón cuando los saques de la lavadora. Valora la cantidad de ropa que tienes en el tambor, lo sucia que está y el tiempo de lavado que necesita.

Te puedes ahorrar este paso con las lavadoras con tecnología AutoDose de AEG, capaz de tomar estas decisiones por ti. Pero si todavía no disfrutas de esta ventaja, lee las etiquetas de los envases de detergente o suavizante y sigue las instrucciones del fabricante del producto, respetando las cantidades indicadas. No es lo mismo el detergente concentrado que el convencional, así como líquido o en polvo.

Como Lavar la Ropa

5. Programa de lavado y otros ajustes

En la elección del programa adecuado (prelavado, duración del ciclo, rapidez del centrifugado, temperatura…) está la clave de una buena colada. Incluso las lavadoras más tradicionales funcionan mediante programas preestablecidos que ya tienen los parámetros configurados para el lavado de tejidos delicados, de algodón o de telas sintéticas; para la aplicación de centrifugados cortos o largos o para el uso de una determinada temperatura de agua.

Las lavadoras AEG suponen un paso adelante en las opciones prefijadas de lavado, incluyendo avanzadas tecnologías que permiten lavar de manera más eficiente a menos temperatura, distribuir de forma equilibrada el detergente y el suavizante, refrescar la prendas mediante el empleo de vapor y reducir las arrugas optimizando el tiempo de planchado.

Seguro que ya se han despejado tus dudas respecto a cómo poner la lavadora, porque no existen más secretos. Por último: ¡Dale al botón de encendido! Disponer de una colada limpia y lista para usar es sólo cuestión de tiempo. Tan sólo tienes que tener en cuenta estos 5 pasos y dejar que tus electrodomésticos hagan el trabajo duro.